Sabela

Sabela Chan

CYL00328

Graduada en Nutrición Humana y dietética,

especialista en alimentación vegana y síndrome de ovario poliquístico.

    Desde pequeña he sido una apasionada de la ciencia. Así, en general. La física, la química y la biología siempre han sido campos que han llamado mi atención. Dentro de estas ramas, aquellas que estudian el cuerpo humano y su funcionamiento siempre me han fascinado.

    La evidencia científica es la base sólida sobre la que trabajo día a día, aplicándola a mis pacientes. No concibo trabajar sobre el “amimefunciona”.

    A diario veo en mi entorno a muchas personas que sufren todo tipo de patologías debido a una mala alimentación. La mayoría de enfermedades que tienen lugar hoy en día son prevenibles o tratables mediante un cambio de hábitos, ¿no es fascinante? Poder ayudar a tantas personas, incluso cambiar su día a día, ¡simplemente con comida!

    Con estos antecedentes, decidí estudiar el grado de Nutrición Humana y Dietética en la universidad de Santiago de Compostela.

    La gastronomía y la cocina empezaron a captar mi interés en mi primer año de facultad. He desarrollado una buena habilidad culinaria y esto me ha permitido contar con múltiples recursos para poder adaptarme mejor a mis pacientes.

    Dentro de la nutrición, me he especializado en la rama deportiva y la vegetariana, ambas por interés particular. Además, empatizo muy bien con las pacientes con síndrome de ovario poliquístico e hipotiroidismo, al ser problemas que afectan también a mi salud.

    Tras una adolescencia muy sedentaria, descubrí el deporte y sus beneficios en la universidad. Empecé al principio por un poco de musculación y carrera, alguna clase dirigida… y ahora llevo 4 años jugando a rugby y entreno unas 9 h semanales. Ya no me imagino vivir sin este deporte, y mucho menos sin moverme. Soy la prueba de que se puede cambiar y de que existe un deporte para cada persona, ¡solo hay que probar!

    Me considero cercana y empática y me gusta que esto se vea reflejado en mis consultas. Trabajo por un entorno que sea agradable y distendido, que anime a mis pacientes a expresarse con total libertad, sin sentirse juzgados. Para mí es muy importante dejar atrás esa vieja figura del nutricionista “policía” y hacer a mis pacientes partícipes del proceso, comprendiendo sus cambios, buscando el origen del problema y acompañándoles en todo momento.

    Llegué a Burgos en abril de 2021 y desde entonces trabajo en la clínica de nutrición Umami y no podría haber tomado una decisión mejor. Llevaba tiempo buscando un centro en el que poder ejercer mi profesión siendo leal a mis valores, que trabajase con educación nutricional y bajo rigurosa evidencia científica. Sin batidos ni suplementos, sino en base a alimentos y con el conocimiento como herramienta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies