Razones por las que el peso varía rápidamente

¿QUÉ ES EL PESO? El peso, no es ni más ni menos que la fuerza con que la Tierra atrae a un cuerpo, por acción de la gravedad.  Cuando hablamos de individuos, su peso puede variar ampliamente, tener poco que ver con su estado de salud, e incluso poco que ver con su porcentaje graso o su porcentaje de masa muscular. La composición corporal, es la que realmente se vincula con un buen estado de salud del individuo. Hoy hablaremos de algunas razones por las que el peso varía rápidamente.

Persona pesándose en una báscula. Razones por las que el peso varía rápidamente.

Seguro que alguna vez te has pesado dos días seguidos, y el resultado te ha sorprendido y, como sabemos que podemos tener muchos mitos nutricionales en la cabeza, te dejamos por aquí algunos factores que influyen en el peso y que explican todas esas variaciones que se producen a corto plazo, y que poco tienen que ver con la cantidad de grasa que tenemos.

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL PESO CORPORAL

  1. ESTADO DE HIDRATACIÓN: 

El peso de un humano, está conformado por entre un 50% y un 75% de agua. Éstos porcentajes pueden variar ampliamente en función de la composición corporal y del estado de hidratación del individuo. Esta cantidad de agua corporal puede variar también muy ampliamente a lo largo del día y de la vida. Factores como la frecuencia de micción, la cantidad de líquido incorporado a través del agua, los alimentos o la sudoración. 

Un ejemplo de ello son las personas que compiten en deportes de combate. Para conseguir luchar en una categoría menor de peso utilizan protocolos de deshidratación; llegando a perder incluso 10 kg en pesos altos. Cabe destacar que ante estas situaciones, lo que se pierde es agua, y ni un gramos de grasa; es decir, el aspecto del individuo es el mismo y su peso se recupera en cuanto está adecuadamente hidratado. Por si cabe alguna duda, no se trata de una práctica saludable.

Si quieres saber, cómo hidratarte adecuadamente, te recomendamos el libro de Julio Basulto https://juliobasulto.com/beber-sin-sed/

Hombre bebiendo agua. Razones por las que el peso varía rápidamente
  1. CONSUMO DE SODIO/RETENCIÓN DE LÍQUIDOS:

Otra de las razones por las que el peso varía rápidamente, es un consumo excesivo de sal. Un exceso de sodio (Na) (uno de los componentes mayoritarios de la sal de mesa (NaCl)), puede producir retención de líquidos. Debido a ello, si consumes demasiada sal, tu peso puede variar incluso unos 2 Kg, de un día para otro. Se trata de otro efecto reversible y que nada tiene que ver con el porcentaje graso de tu cuerpo.

Es importante que tengas en cuenta que la mayoría de la sal que consumimos no se encuentra en la que añadimos directamente a la comida, sino en alimentos procesados, queso, pan y embutidos principalmente. Exacto, es posible que te hayas pesado un lunes y hayas visto un aumento repentino en la báscula. Pues seguramente tenga qué ver, en parte, por un aumento de retención de líquidos debido al tipo de comidas y al alcohol que has consumido el fin de semana.

Alimentos ricos en sal. Razones por las que el peso varía rápidamente
  1. CONTENIDO ESTOMACAL/FECAL:

A lo largo de nuestro tubo digestivo, podemos acumular materia, proveniente de la ingesta de alimentos. Esta materia pasará por diferentes estados a medida que es digerida, pasando de lo que llamamos “bolo alimenticio” a materia fecal (que será expulsada por el recto). Esta materia, proveniente de los alimentos, por supuesto tiene un peso.

Nuestro tubo digestivo es mucho más largo de lo que podemos pensar. Simplemente una parte, el intestino, mide entre 5 y 7 metros en un humano adulto. Dicho esto, creo que podemos hacernos una idea, de la capacidad que tiene para acumular todo aquello que hemos ingerido, pero somos incapaces de digerir.

Imaginémonos a una persona que se pesa en una báscula, y el resultado es un peso de 100 kg. Si esa misma persona consume 200 g de tortilla y se vuelve a pesar inmediatamente, la báscula marcará un peso de 100,2Kg. Realmente la persona no ha aumentado su porcentaje graso, ni ha cambiado su aspecto físico, simplemente la tortilla que ha consumido, se encuentra ahora en su tracto digestivo.

Es importante que tengas esto en cuenta como otra de las razones por las que el peso varía rápidamente, pues no pesarás lo mismo antes y después de comer o beber. Tampoco si presentas estreñimiento. Este tipo de fluctuaciones, nada tienen que ver con tu composición corporal.

  1. AUMENTO DE LA MASA MUSCULAR:

La práctica de ejercicio regular, especialmente cuando se trata de ejercicios de fuerza, produce en el cuerpo el estímulo necesario, junto con la dieta y el descanso, para la síntesis de masa muscular. Es importante que tengamos en cuenta que un kilo de grasa, ocupa mucho más volumen que uno de músculo. Es por eso que muchos atletas que aparentan tener un peso bajo, sorprenden, cuando conocemos el número que realmente marca su báscula. Esto significa que una persona que empieza a hacer ejercicio, puede sufrir cambios importantes en su composición corporal y aspecto físico, sin que su peso varíe en absoluto, o incluso si éste aumenta.

Anciana levantando pesas. Razones por las que el peso varía rápidamente.

Ten esto en cuenta la próxima vez que empieces a hacer ejercicio y te desmotives al ver que tu peso no varía.  Como ya te habrás dado cuenta, no se trata de un parámetro demasiado fiable.

  1. CANTIDAD DE GLUCÓGENO MUSCULAR: 

Cuando consumimos alimentos ricos en hidratos de carbono; es decir, pan arroz, pasta, frutas… nuestras reservas de glucógeno (principal sustrato energético para nuestros músculos), se llenan. Esto es algo positivo, pues nos permitirá rendir a lo largo del día, no sólo a nivel deportivo, sino también a la hora de realizar actividades cotidianas.

Tener nuestras reservas de glucógeno llenas, va a hacer que aumente el peso en la báscula. Pero, de nuevo, nuestro porcentaje graso no se verá aceptado. Esto se debe, además de a la presencia de glucógeno en sí, a una mayor presencia de agua. Por cada molécula de glucógeno muscular almacenada, nuestro cuerpo necesita almacenar 3 de agua. Se produce de esta manera una especie de retención de líquidos, pero ojo, nada tiene que ver con la que se produce con el consumo excesivo de sal. La acumulación de líquido se producirá a nivel intracelular, y no extracelular, por lo que no causará ninguna incomodidad o diferencias en nuestro aspecto físico. Tampoco supone un problema para la salud, sino que nos permite un mayor estado de hidratación.

Es importante que tengamos éste efecto en cuenta cuando acudamos a una dieta milagro en la que se elimina el consumo de hidratos de carbono. Puede parecer que hemos perdido mucha grasa, ya que el peso ha variado mucho; pero, en realidad, la mayor parte de ese peso perdido se corresponde con un vaciado de los depósitos de glucógeno. Es decir, lo que hemos perdido, es agua. Se trata de otra de las razones por las que el peso varía rápidamente, y que nada tiene que ver con la grasa.

  1. MENSTRUACIÓN:

La progesterona, hormona que aumenta durante el ciclo menstrual de las mujeres justo antes del sangrado, puede producir un aumento de peso temporal, por retención de líquidos. Este aumento de peso puede ser de entre 1 y 2,5 kg, pero desaparece unos días después de la menstruación. Pesarse durante este período no es  una buena idea, pues los resultados pueden ser todavía menos fiables. 

Calendario menstrual.

¿REALMENTE NECESITO PESARME? 

Debido al estigma que suele acarrear padecer obesidad, muchas veces, buscamos pesarnos a diario, o demasiado a menudo para tratar de controlar dicha variable. Tenemos que estar muy atentos a cómo reaccionamos al conocer nuestro peso, ya que puede producir comportamientos poco saludables en nosotros y afectar a nuestra autoestima y a nuestro patrón alimentario. Quizá lo mejor sea centrarnos, de nuevo, en los hábitos.

  • SI MI PESO SUBE: puede desencadenar pensamientos negativos y un empeoramiento de tu estado de ánimo que ocasione conductas compensatorias y de restricción.
  • SI MI PESO SE MANTIENE: puede desencadenar sentimientos de frustración u obsesiones con mantenerlo a toda costa.
  • SI MI PESO BAJA: puede desencadenar conductas de compensación inversa “lo he hecho bien, ahora puedo hacerlo mal” haciendo que dejes de lado los hábitos adquiridos.

Lo importante es seguir hábitos saludables céntranos en ellos y tratar de sentirnos bien en nuestro propio cuerpo. Es nuestro compañero de vida, debemos cuidarlo, pese lo que pese.

Este artículo ha sido elaborado por Sabela Chan, actualmente dietista-nutricionista CLÍNICA de Nutrición Umami. Puedes leer más artículos de CLÍNICA de Nutrición Umami en el siguiente enlace: https://www.umaminutricion.com/blog/